ISLAMABAD (AP) — El Talibán entregó al enviado de Estados Unidos un documento con su oferta para un cese el fuego temporal en Afganistán que duraría entre siete y 10 días, según dijeron el jueves miembros talibanes familiarizados con las negociaciones.

La oferta se mostró como una oportunidad de negociar un acuerdo de paz para Afganistán que permitiría a Washington sacar a sus tropas del país y poner fin a los 18 años de guerra, el conflicto más largo de Estados Unidos.

El documento se entregó el miércoles por la noche a Zalmay Khalilzad, enviado de Washington para las conversaciones con los insurgentes, en Qatar, un país del Golfo Pérsico donde los talibanes mantienen una oficina política.

Khalilzad ha presionado para alcanzar un cese el fuego, pero en un primer momento no estaba claro si la propuesta bastaría para permitir el reinicio de las negociaciones intermitentes entre los talibanes y Estados Unidos para buscar un acuerdo de paz.

Khalilzad había indicado antes que el acuerdo también incluiría el inicio de las negociaciones entre afganos a ambos lados del conflicto para trazar una hoja de ruta hacia una Afganistán de posguerra. Esa hoja de ruta abordaría temas espinosos como un cese el fuego permanente, los derechos de las mujeres y minorías y el futuro de miles de combatientes talibanes y milicianos leales a los señores de la guerra afines al gobierno en Kabul.

Los talibanes se han negado a hablar directamente con el gobierno en Kabul que dirigen el presidente, Ashraf Ghani, y el director general, Abdullah Abdullah. Ambos están ahora inmersos en una disputa sobre quién ganó las elecciones presidenciales del año pasado. El resultado preliminar dio como ganador a Ghani, pero Abdullah, que quedó segundo, ha impugnado el conteo. La comisión electoral aún no ha anunciado el resultado final.

Washington y el Talibán parecían cerca de un acuerdo el pasado septiembre, cuando un repunte en los ataques talibanes que incluyó la muerte de otro soldado estadounidense hizo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cortar las negociaciones. EL mandatario suavizó su postura en Acción de Gracias, durante su primera visita a las tropas estadounidenses en Afganistán.

En diciembre, los líderes del Talibán en Pakistán aceptaron plantear una oferta de cese el fuego.

Los insurgentes controlan ahora en torno a la mitad de Afganistán y siguen atacando a diario a fuerzas afganas y estadounidenses, funcionarios del gobierno afgano o a personas consideradas leales al gobierno en Kabul. Sin embargo, muchos civiles mueren también en el fuego cruzado, tanto en ataques insurgentes como en operaciones contra el Talibán realizadas por fuerzas afganas y estadounidenses.